El conocimiento es poder

05/2016
Solidaridad le apuesta al mejoramiento continuo de la agricultura a través de una herramienta creada para que los productores se autoevalúen, conozcan sus falencias y emprendan acciones para que su trabajo sea cada vez más fructífero y sostenible.

Solidaridad le apuesta al mejoramiento continuo de la agricultura a través de una herramienta creada para que los productores se autoevalúen, conozcan sus falencias y emprendan acciones para que su trabajo sea cada vez más fructífero y sostenible.

 

 

Solo si entendemos que tenemos un problema podemos pensar en soluciones para enfrentarlo. A veces estamos tan inmersos en los detalles de la rutina diaria, que nos perdemos el panorama general de lo que ocurre en nuestra empresa o en nuestra vida personal, y así pasamos por alto situaciones que afectan nuestra productividad o nuestro bienestar. En otras ocasiones, las cosas no están funcionando como deberían pero no llegamos a entender dónde está la piedra en el zapato que nos dificulta avanzar. Por eso es necesario apuntar la mirada hacia nosotros mismos, analizarnos e identificar nuestras fortalezas y debilidades; solo así, si nos conocemos y si reconocemos qué está fallando, podremos mejorar.

 

Por esta razón, nació Horizontes Rural, una herramienta creada por Solidaridad Brasil para ayudar a los productores a autoevaluarse y a descubrir sus falencias. De esta manera, Solidaridad promueve en el campo el mejoramiento continuo, de tal forma que podamos enfrentar el desafío de satisfacer las necesidades alimentarias de una población en crecimiento a la vez que aseguramos la preservación de los recursos naturales.

 

La primera experiencia con Horizontes Rural se dio en el programa de caña de azúcar de Solidaridad en Brasil y tuvo tanto éxito que se ha expandido a diversos sectores, como a la palma de aceite, el cacao y la soya, entre otros. Al comprobar que es una herramienta realmente efectiva, Solidaridad ha querido compartirla con el mundo: ya se utiliza en los cultivos de soya en Paraguay, y en los de caña de azúcar y flores en Colombia.

 

Ampliar horizontes en Colombia

 

Uno de los propósitos de Solidaridad, a través de la Plataforma de Comercio Sostenible (PCS), es apoyar a sus aliados en el proceso de ser sostenibles, tanto en lo ambiental como en lo social y lo económico. Para ello, la PCS los acompaña en el camino que deben recorrer para cumplir con los estándares globales de sostenibilidad de cada sector y, de esta manera, certificarse internacionalmente.

 

Para llegar a cumplir con todos los requisitos de esos esquemas de sostenibilidad, Horizontes Rural es una maravillosa herramienta, ya que permite identificar qué hay que mejorar y, luego, da recomendaciones para determinar qué acciones tomar. Por esta razón, la PCS ha presentado la herramienta en Colombia entre los sectores de caña de azúcar y de flores, y, a futuro, será útil darla a conocer entre el sector de la palma de aceite, ya que, a la hora de certificarse, los pequeños productores se encuentran con parámetros demasiado exigentes que solo los grandes pueden cumplir: “Esta herramienta –explica María Esquivel, gerente del programa de palma de la PCS– es una excelente alternativa de apoyo para que los pequeños productores se autoevalúen y construyan una guía de ruta que les permita acercarse cada vez más a esos estándares de sostenibilidad”.

 

En camino hacia la sostenibilidad

 

El primer paso para utilizar la herramienta es adaptarla a las prácticas agrícolas del país; es decir, se debe construir un cuestionario que haga referencia a las formas de trabajar en el campo colombiano. Una vez el cuestionario está listo, las preguntas salen al campo a encontrar respuestas entre los agricultores.

 

En el sector de la caña, el proceso lo lideran la PCS y Procaña –quienes financiaron la herramienta–, pero además se ha creado un grupo de 20 personas –entre ellos representantes del Ministerio del Medio Ambiente, Cenicaña, Solidaridad, y productores y consultores externos– que se han encargado de hacer esa traducción de Horizontes Rural al contexto local. Es una tarea ardua, ya que cada una de las 250 preguntas debe analizarse cuidadosamente y discutirse, de tal forma que el cuestionario sea lo más útil posible y dé suficientes luces para determinar los pasos a seguir en el camino a la certificación internacional, que en este caso es Bonsucro.

 

Aunque es un proceso largo, han avanzado con tanta rapidez que probablemente empezarán a implementar la herramienta a finales de este año y así podrán entender la verdadera situación del sector y elaborar un plan de acción que les permita mejorar su producción y hacerla más sostenible. Por el momento se han formulado 268 preguntas y se espera que, para mediados de mayo, luego de eliminar algunas, se suban a la plataforma para dar inicio a las pruebas piloto con 10 productores. Una vez se tengan los resultados y se haya determinado la eficiencia de la plataforma, esta se dará a conocer con los demás productores del sector cañero.

 

El sector floricultor empezó a trabajar en Horizontes Rural desde el año pasado con el apoyo de Florverde Sustainable Flowers y su directora Ximena Franco. Para este sector se realizaron 500 preguntas que se ajustan a los requisitos del esquema de certificación de Flor Verde, y que en abril salieron a campo para hacer las primeras pruebas piloto con cinco empresas floricultoras.

 

flores_rural_horizons.jpg

 

Gracias a este trabajo se hace frente a los desafíos del campo y así avanzar hasta llegar al nivel ideal de desarrollo y sostenibilidad.

noticias

QUIERO MANTENERME INFORMADO